El ser humano siempre ha intentado asegurar su felicidad y bienestar. Los riesgos ponen esa estabilidad en peligro; por eso, intentar controlar los imprevistos fue una necesidad que surgió muy pronto. Concretamente, hace 4.000 años. Hablamos de los seguros.

Según estudios e investigaciones, los primeros se remontan a la Edad Antigua, concretamente en las civilizaciones griega, romana y babilónica. Hace alrededor de 3.000 años a. C., los mercaderes de Babilonia iniciaron los llamados ‘préstamos a la gruesa’, en los que todos se asociaban para asumir las posibles pérdidas y desventuras que podría alguno de ellos sufrir en sus viajes comerciales a lo largo del país.

Después, circa 1750 a. C., el rey de Babilonia Hammurabi legalizaría esta práctica en uno de los conjuntos de leyes más antiguos que se han encontrado, el Código Hammurabi. En él, se incluyen los primeros antecedentes de los seguros actuales que establecían cobertura sobre naves hundidas, animales muertos o robados, y mercancías. Se trataba de una seguridad basada en la comunidad y en la unión de todos los comerciantes. Incluso, se contemplaban indemnizaciones para cubrir accidentes de trabajo, fallecimientos y trámites de pensiones, herencia y viudedad. Aspectos muy parecidos a los que tratan los seguros actuales.

Los griegos también hacían ‘préstamos a la gruesa’ para asegurar sus viajes marítimos. También hay indicios de las mismas prácticas en mercaderes chinos: se intercambiaban bienes entre distintos barcos, así que, si alguna embarcación sufría un percance, las pérdidas se repartían entre todos.

Insurtech - insur_space by MAPFRE

Durante la Edad Media, los seguros fueron haciéndose más detallados por necesidades sociales e históricas acuciantes: las cruzadas, la piratería en los océanos, los gremios… En esta época surge el concepto de póliza con el contrato de seguro marítimo más antiguo que se conserva: el que protegió el navío Santa Bárbara desde 1347.

Pero el hito determinante llegó en 1666, cuando el conocido como el Gran Incendio de Londres asoló la ciudad durante días. Las pérdidas fueron devastadoras e incontables, e hicieron notable la necesidad de tener un servicio que asegurara tales riesgos. Así empezaron a surgir durante los siguientes años las primeras compañías aseguradoras: Royal Exchange, The London Fire, Guarantee Society, Insurance Company of North America y muchas más.

Todas estas evoluciones históricas han ayudado a perfeccionar la actividad aseguradora hasta lo que es hoy en día: una garantía clave en el funcionamiento de la industria y el comercio en todo el mundo. En los últimos años, esa evolución ha ido un paso más allá para dar lugar a insurtech.

Insurtech - insur_space by MAPFRE

Esta combinación de seguros y tecnología viene dada por la necesidad de las compañías de seguros para adaptarse al nuevo entorno tecnológico. Soluciones y productos digitales, startups que apuestan por un punto de vista novedoso e innovador, y clientes que esperan más agilidad e inmediatez son algunas de las circunstancias que han dado pie a esta disrupción.

En insur_space de MAPFRE apostamos por insurtech acompañando a startups relacionadas con el mundo del seguro para que desarrollen nuevas ideas impulsadas por la mejor tecnología. La siguiente evolución en el mundo del seguro está a punto de llegar y queremos ser parte de ella.

Wanna be part of our program?APPLY HERE