La tecnología de réplicas virtuales, empleadas hasta ahora en la Industria 4.0 para prevenir averías y predecir comportamientos, abre un potencial ilimitado para las aseguradoras que aún no ha logrado desentrañarse. La interpretación, en clave de riesgo, del big data que generamos las personas abocará a un nuevo paradigma en la creación y provisión de productos y servicios

Algo así como los dummies en las pruebas de seguridad de los coches, o los dobles de los actores en las películas de acción, o los catadores de alimentos de los reyes. Los dobles, en el mundo físico, han tenido una función como atenuantes de riesgo en ámbitos muy concretos, pero en el mundo digital las posibilidades y aplicaciones son exponenciales, y su aprovechamiento por parte de las empresas para mejorar su rendimiento económico puede ser ilimitado.

Ahora, los dobles han dado el salto a la digitalización: se trata de los gemelos digitales (digital twins), la tecnología que aprovecha al máximo el big data extraído del internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) a través de la inteligencia artificial. Con los datos masivos que genera cada objeto y cada persona conectados a la red, se puede crear una réplica virtual con la que cada empresa dueña de esos datos puede hacer predicciones y tomar decisiones.

En la Industria 4.0, estos gemelos digitales de piezas, motores, dispositivos y sistemas funcionan como predictores de averías que permiten a las empresas maximizar su rendimiento. También como dobles de experimentación: ¿qué ocurriría si someto al doble X a las condiciones Y y Z?

Estas réplicas virtuales están actualizando y analizando permanentemente los datos procedentes de sus homólogos reales y del entorno que los rodea en su mundo físico. Los usuarios pueden hacer preguntas al gemelo digital y este ejecutará simulaciones analizando datos históricos, datos actuales y pronósticos. . Después, pronosticará lo que podría suceder en cada caso y el riesgo que lleva asociado, y propondrá una acción para que el usuario responsable lo revise y tome una decisión. Incluso el propio gemelo virtual podría actuar –previa orden– sobre la tecnología del gemelo real, ya que ambos gemelos están conectados.

Data - insur_space by MAPFRE

El potencial para las aseguradoras

Consolidado el modelo digital twins en la Industria 4.0, otros ámbitos clave de nuestra economía se preparan en la actualidad para sacarle partido a esta tecnología, especialmente el sector financiero y el de los seguros, cuya razón de ser es, precisamente, la gestión del riesgo.

Quien primero dé con la tecla tendrá una ventaja competitiva sobre los demás durante una buena temporada. A nadie se le escapa el poder que puede llegar a tener conectar las predicciones de un modelo virtual con aplicaciones comerciales. En palabras de Thomas Kaiser, vicepresidente de IoT del gigante del software SAP, los gemelos digitales son “un imperativo de los negocios” y “las empresas que no respondan se quedarán atrás”.

Si de lo que se trata es de asegurar vehículos o casas, la progresiva hiperconexión de los mismos contribuirá a desarrollar gemelos digitales que serán clave para que las aseguradoras hagan modelos predictivos y ofrezcan servicios personalizados. Sin embargo, que el objeto de negocio no sean cosas, sino personas, introduce una complejidad al asunto que aún no ha sido resuelta y que, en su momento, abocará a estos sectores a un cambio de paradigma en la creación y provisión de productos y servicios. La predicción del factor humano siempre albergará un considerable margen de error, y ahí está el reto de las aseguradoras a la hora de desarrollar gemelos digitales.

Y es que generamos cada vez mayores cantidades de datos personales a través de smartphones, pulseras de actividad física u otros dispositivos conectados (por ejemplo, del hogar). Pero, pese a llegar a disponer de datos y más datos, la cuestión es cómo darle coherencia y valor a los mismos, y como traducirlos en comportamiento probable (y su riesgo asociado, claro).

Hay quien apunta al papel clave que puede desempeñar una relación más directa y personalizada con el cliente. Pero, sobre todo –atención emprendedores– a la función imprescindible de una nueva figura intermediaria entre los proveedores de datos y las aseguradoras, especializada en dar sentido al big data de los asegurados y en posibilitar la construcción de sus gemelos digitales.

Wanna be part of our program?APPLY HERE