La leyenda de que muchas de las grandes empresas actuales, como Apple y Microsoft, han empezado su andadura en un garaje da una idea de lo difíciles que suelen ser los comienzos. Iniciar un negocio y hacerlo crecer es complejo, y hay un ingrediente principal sin el que es duro llegar lejos: la financiación.

Por suerte para las startups, el dinero que se destina a inversiones no para de crecer. Según el Informe ASCRI 2018 Venture Capital & Private Equity en España, a nivel mundial la captación de recursos registrada en 2017 superó cualquier máximo histórico con 453 billones de euros: un 9% más que el año anterior.

¿Qué tiene que hacer una startup que necesita encontrar financiación? Primero, entender el contexto en el que se mueve. “Lo que diferencia a una startup de una empresa normal es el componente tecnológico. Su potencialidad es muchísimo mayor que en una empresa normal, pero su riesgo también es más grande”, explica Raúl Sánchez, director del Sector Público y de Instituciones en Opinno, e investigador senior asociado en el Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano itdUPM.

Antes de buscar inversores, es imprescindible un trabajo previo en el que se presente adecuadamente el negocio. Hacer un análisis de riesgos, financiero, de mercado; explicar el modelo de negocio; presentar al equipo y, sobre todo, traducir la idea. “Uno de los mayores problemas al buscar financiación cuando hablamos de startupstecnológicas es que tu inversor potencial entienda qué reto estás resolviendoy la tecnología que estás utilizando”, subraya Sánchez.

Por eso, cuanto más especializado en tu sector sea el fondo de inversión, más sencillo será que valoren tu idea. “Por ejemplo, si eres una startup insurtech, en un lugar como insur_space será más fácil que entiendan el reto que estás resolviendo tecnológicamente”, dice el experto.

Financing for startups - insur_space by MAPFRE

Una vez se tiene la documentación preparada, hay que llamar a las puertas del dinero. Dirigirse al sector público o privado dependerá del grado de desarrollo de la idea.

“Si estamos en una fase semilla, de cero a un año de existencia, es mejor optar por un perfil público. En España, puedes buscar inversiones a nivel regional, de comunidades autónomas y nacional. En Europa, tienes instrumentos de la Comisión Europea y distintas financiaciones. A nivel internacional, una empresa que esté por ejemplo en Latinoamérica puede buscar organismos internacionales, como el Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo”; enumera Sánchez.

Después, en la fase de uno a tres años, Sánchez recomienda el capital privado: fondos de capital riesgo. “Si tienes una idea potente, y eres una startup con un producto más o menos probado y mínimamente viable, es más fácil encontrar financiación. Una buena herramienta para buscar capital privado es Google y la web Startupxplore, donde está sintetizada toda la información de fondos de capital riesgo”, detalla Sánchez. El experto recuerda que el capital privado toma participación en el capital de la startup y tiene control sobre una parte de ella, pero a la vez suelen incorporar una parte de mentoría muy positiva para ayudar a que el modelo de negocio sea lo más viable posible. En insur_space by MAPFRE, esto es lo que pasa con las startups más avanzadas que están en el programa de adopción.

Por último, Sánchez señala que es importante tener en cuenta los tiempos: “A veces tienes una startup con una solución buenísima, pero es demasiado pronto para el mercado, como sucedió con blockchain”. En cualquier caso, como el experto concluye, hay mucho interés por la innovación y la tecnología. Es un buen momento para emprender.

Wanna be part of our program?APPLY HERE