Trabajar a solas ya no está de moda. Las clásicas oficinas estructuradas en bloques dieron paso a lugares diáfanos y abiertos, donde se fomenta el trabajo en equipo y la comunicación. Desde hace unos años, se ha avanzado también hacia nuevas formas de trabajo. La propuesta: espacios de coworking.

Se trata de un nuevo modelo para trabajar en comunidad que permite especialmente a trabajadores autónomos, freelance y startups de diferentes sectores compartir un espacio común, y mucho más que eso.

Los espacios de cotrabajo potencian la posibilidad de establecer contacto con diferentes profesionales, aprender de ellos, compartir ideas, sugerir proyectos comunes y enriquecerse de las experiencias de los compañeros. Es un networking continuo.

También permite a los conocidos como nómadas digitales viajar entre distintas localizaciones encontrando siempre un espacio donde desarrollar su labor profesional y potenciar oportunidades de negocio.

Coworking - insur_space by MAPFRE

Compartir este espacio ayuda además a crear un sentimiento de comunidad entre los trabajadores, que tienden a destacar por su creatividad y por trabajar en aras de la innovación. En estos espacios suelen organizarse talleres, charlas, debates, cursos y eventos. Por eso, esta opción deja de lado tintes eminentemente corporativos y ofrece una alternativa más social y constructiva.

Además, tiene muchas ventajas logísticas. Como si te apuntaras a un gimnasio, podrás elegir la cuota que más se adapta a ti y que marcará el espacio, y disponer de una serie de servicios. Reprografía, salas de reuniones, conexión a internet, zonas de trabajo equipadas, cafetería… Solo tienes que acudir con tu ordenador, elegir un lugar donde sentarte y enchufarte al coworking.

Esto también supone una mejora económica: es mucho más barato (pueden alquilarse zonas de trabajo desde 100 o 200 euros al mes), y no hay que preocuparse de pagar las facturas ni los costes operativos. Solo tienes que concentrarte en trabajar. Esto es especialmente relevante para emprendedores y startupsque están empezando y no cuentan con una infraestructura física ni con los medios económicos para invertir en ella.

Coworking - insur_space by MAPFRE

No acudir a diario a la clásica oficina puede ofrecer una motivación extra: la de no saber qué deparará cada día, estar abierto a nuevas experiencias y contactos, sentir la curiosidad de aprender algo nuevo y romper con la rutina. Algo que puede ser también especialmente atractivo para autónomos y freelancers,que prefieren no trabajar cada día en solitario desde casa.

Según la última encuesta del Estado del Coworking en España, elaborada por Coworking Spain, en los últimos años es una práctica que se ha asentado en España, donde ya hay cerca de 1.000 espacios de cotrabajo, concentrados mayoritariamente en Madrid y Barcelona. A nivel mundial creció un 50% en 2017. También es cada vez mayor la diversidad de perfiles que busca compartir entorno de trabajo, entre los que destacan el sector de la comunicación, el diseño y la producción, y lo digital.

Insur_space de MAPFREapuesta también por los beneficios de este tipo de espacios, situando el lugar de trabajo de las startups del programa de adopción en un coworking, donde además se organizan los eventos insur_break, charlas relacionadas con temáticas tecnológicas y de innovación, y que además apoyan la creación de una comunidad sólida de emprendimiento.

Wanna be part of our program?APPLY HERE