El Chief Marketing Officer (CMO) es, probablemente, la figura más polivalente, versátil y expuesta en una startup: captador de clientes, comunicador, relaciones públicas, comunity manager, diseñador de campañas y analista de resultados, responsable de diseño web, de la construcción y proyección de la marca, y hasta de la redacción de contenidos. Si hablamos de producto físico, tal vez tenga que encargarse también del diseño del mismo y de su presentación. Es, con mucho, la figura que más cambios ha tenido que adoptar en los últimos años.

El CMO es el constructor del relato, su difusor y su medidor de impacto, pero, sobre todo, es el captador tanto de clientes como de usuarios. Y esta labor empieza desde la elaboración del Producto Mínimo Viable (MVP). De esa primera captación dependerá que el proyecto siga adelante, explica Javier Olmo, director de Entiak-Digital StraTechists y profesor de Marketing en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia.

Para que esto despegue, es fundamental que el CMO sea ducho en las siguientes acciones.

  • Dominar los canales digitales (lo más importante al principio, porque es en ellos donde puedes buscar el perfil concreto que te interesa).
  • Saber segmentar a tu público objetivo en función de los canales.
  • Afinar muy bien el mensaje para generar engagement en cada segmento (la primera fase de captación será a través de tu público orgánico en los canales digitales).
  • Saber cómo funciona la publicidad en esos canales y saber generarla (porque es difícil sobrevivir solo con público orgánico y al final habrá que pagar anuncios).
  • Hacer contactos en medios de comunicación para que la idea de negocio de tu startup salga en prensa (también sin tener que pagar).
  • Comprender en profundidad las dinámicas del mercado: las de su producto y las de marketing y comunicación.
  • Tener iniciativa y flexibilidad.

CMO 1 - insur_space by MAPFRE

Y, de la misma manera que el CTO tiene que aunar soft skills, como saber hablar y exponer en público, el CMO debe conocer las tecnologías que emplea su negocio, así como las que despuntan en el mercado y sus aplicaciones: un CMO tiene que saber hablar de tecnología con otros que saben, pero también para quienes no saben.

Añadimos conocimientos de branding, ya que, cuando la startup empiece a afianzarse, el CMO tendrá que dedicar al menos un 10% de su trabajo a proyectar la marca, según el experto de Entiak. Además de todo esto, tendrá que trabajar para que los demás miembros del equipo interioricen la visión comercial, sin la cual no hay negocio.

En resumen, el CMO tiene que reunir principalmente tres competencias: marketing, comunicación y medición de campañas y análisis de resultados. Sin embargo, como advierto Olmo, en todo momento es posible que tenga que hacer de hombre orquesta – escritor de artículos de un blog, agente de prensa, exponente de la marca. Por todo esto, escoger un buen Chief Marketing Officer es vital para tu startup.

Wanna be part of our program?APPLY HERE