En la película The Founder (2016), Ray Kroc viaja de pueblo en pueblo ofreciendo una máquina capaz de hacer seis batidos a la vez. Todas las puertas se le cierran hasta que los hermanos McDonald’s confían en su producto, porque logra fabricar esta bebida de forma más eficiente. Esta fue una de las herramientas que favoreció la expansión de una de las franquicias más célebres del mundo.

Hoy en día no es necesario ir de puerta en puerta para intentar vender una idea o un producto. Sin embargo, sí hace falta contar con un buen discurso o elevator pitch para que nuestro futuro inversor pueda ver que lo que ofrecemos vale la pena. En este artículo recopilamos algunos consejos para triunfar a la hora de presentar una idea de negocio.

El primer paso es que el proyecto esté plasmado como una historia. La forma en la que construyamos ese relato será imprescindible para que triunfe, según explica en este artículo el inversor ángel Dave Bailey. Para Bailey cualquier propuesta necesita tener detrás un buen hilo narrativo para estar viva, y si a la hora de presentarla se incluyen personajes o tramas que logren crear un ambiente de familiaridad para quien nos está escuchando, tendremos más posibilidades de convencer. Ya lo dice también Tyrion Lannister en su último gran discurso en la serie Juego de Tronos (2019): «No hay nada en el mundo más poderoso que una buena historia. Nada puede detenerla».

También es muy importante pensar en a quién nos dirigimos. Nuestro proyecto tiene que contar con un target y con una estrategia a futuro, en la que se perfile cómo vamos a captar nuevos clientes y cómo mantendremos a los que ya creen en lo que hacemos o vendemos.

Tras los pasos previos y con una reunión de inversión a la vista, debemos pensar en la presentación del proyecto. Plantillas como esta de Google pueden servir de ayuda a la hora de estructurar el concepto con diapositivas. Eso sí, los expertos aconsejan no excederse en el número de láminas. Mientras más pulida llevemos la idea, más sencillo será captar la atención de los posibles inversores.

Pitch - insur_space by MAPFRE

La plantilla da una buena idea de cómo podemos organizarnos de cara a introducir el concepto. En ella podemos explicar qué soluciones puede traer nuestra startup al mundo y por qué vale la pena invertir en ella.

Es vital dar importancia al potencial inversor, ponerlo en el centro y razonar por qué necesitamos su dinero y de qué manera lo vamos a utilizar. Aquí, la comunicación no verbal también juega un papel muy importante: si nos mostramos confiados, receptivos y asertivos podremos dar una imagen de valor seguro.

Si el formato de presentación no termina de convencerte, también puedes plantearlo como un lienzo, un formato creado por David Beckett, figura clave en el sistema emprendedor europeo que ha asesorado a más de 800 startups y es autor de libros como Pitch to Win. Para Beckett, el arte de crear un pitch es único porque cada persona o empresa lo hace de una forma distinta y le imprime su propio sello; por tanto, ninguno será nunca igual.

Que una idea triunfe depende de que el contenido esté perfeccionado y tenga un buen sustento argumental detrás. Las startups que participan en insur_space de MAPFRE reciben preparación para contar con una comunicación eficiente, y esto también incluye la creación de un buen pitch. El impulso de una buena cultura de innovación también pasa por expresar y compartir ideas con efectividad.

Wanna be part of our program?APPLY HERE