El entorno digital es su campo de acción, se dedican a sectores tan diversos como insurtech, fintech o el comercio electrónico, y su irrupción en el mercado empresarial ha supuesto una revolución financiera y tecnológica que busca mejorar la vida de las personas gracias a la aplicación de tecnologías para ofrecer nuevos servicios.

Hablamos de las startups. El auge del emprendimiento ha llegado para quedarse, pero, en medio de la emoción por poner en marcha un negocio, hay que recordar algunos trámites vitales a tener en cuenta desde el principio: cualquier empresa, incluso aquellas que acaban de entrar en el mercado, debe considerar la contratación de una póliza para protegerse. En este artículo presentamos algunos consejos sobre los pasos a seguir para estar seguros ante cualquier contratiempo.

En primer lugar, ya que al principio puede resultar abrumador tener que hacerse cargo de todo, la primera recomendación pasa por apoyarse en profesionales como los corredores de seguros. Esta figura puede ayudar a facilitar la búsqueda y a diseñar con exactitud el tipo de contrato que necesita una empresa. Plataformas como Sweetsuranceofrecen los servicios de estos profesionales y pueden escogerse según la ciudad o la especialidad requerida.

Lo más común es que los miembros de una startup empiecen como autónomos, un régimen de trabajo que aporta mucha flexibilidad, pero en el que también se requiere un paraguas en caso de enfermedad o baja laboral. Un seguro de baja laboral temporal o indemnización ofrece protección ante cualquier imprevisto.

good start - insur_space by MAPFRE

En el caso de que la startup esté en fase de crecimiento y cuente con varios empleados, ofrecerles un seguro de salud supone un valor añadido. El bienestar de los trabajadores es esencial para una empresa, y velar por él asegura un rendimiento más positivo.

La Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) lanza una serie de recomendaciones respecto a pólizas cuando se empieza un negocio. Entre los contratos que recomienda se encuentra precisamente el de salud, y también el de responsabilidad civil, que puede cubrir aspectos concretos como la protección de datos o el producto.

La póliza de responsabilidad civil es una de las más importantes. Pensemos en un fallo en nuestro sitio web causado por un virus informático en un periodo de ventas masivas, como navidad. Contar con este seguro permite a la startup tener una red de seguridad para proteger el negocio y actuar mejor ante reclamaciones de terceros.

En MAPFRE, el seguro para pymes y autónomos, del que pueden beneficiarse startups, ofrece, además de las coberturas obligatorias, protección digital ante problemas que puedan darse en el entorno online. Incluye la posibilidad de obtener informes periciales, localización y bloqueo de dispositivos por robo o extravío, y asistencia informática.

Cada negocio tiene necesidades diferentes, de ahí la importancia de contratar una póliza que cubra los riesgos específicos a los que se enfrenta. En insur_space de MAPFRE, las startups que forman parte del programa reciben el asesoramiento y apoyo necesario para que su emprendimiento empiece con el pie derecho.

Wanna be part of our program?APPLY HERE